Entrenamiento de Obediencia Canina en el Hogar – ¿Su perro está en la rampa de la masilla?

Todo dueño de un perro quiere tener el mejor canino entrenado en Obediencia que le acompañe. Pero lo mejor puede no ser siempre lo que ellos creen que quieren o lo que su mascota querría que tuviera. A veces, hay que modificar las expectativas para adaptarlas a su estilo de vida y al de su perro. Si cree que le gustaría tener un perro más obediente, siga leyendo.

Un nuevo cachorro y el típico dueño de perro son la receta perfecta para la alimentación y la adaptación a un nuevo hogar. Si eres un poco lento al bajar la rampa de carga, tu paciencia se verá recompensada. Su paciencia se perderá, y también la escalera mecánica.

Lo primero que tienes que establecer es que tú eres el que manda. Eso significa que debe ser justo y coherente. Mantenga las sesiones de entrenamiento de obediencia de su perro cortas y recompénselas ampliamente cuando actúen correctamente. Si le dan a elegir, su perro preferirá hacer lo que usted diga antes que recibir las desagradables consecuencias de un látigo de cuero de tamaño reducido.

La golosina que elija como recompensa debe ser algo que le produzca cierto placer a su perro. Debe recordar que los perros son muy inteligentes. Su perro no lee su reglamento. Si le ofrece una golosina y no se esfuerza por conseguirla, no es porque conozca la norma. Es porque quiere la golosina más que cualquier otra cosa.

No ponga la responsabilidad en la cabeza de su perro; si rechaza una golosina y usted pone el límite a cualquier otro incentivo, debería haber una consecuencia desagradable. Sin golosinas, no hay sesión.

Si no disfrutas dando golosinas a tu perro, ¿por qué lo haces? ¿Qué placer puede obtener de su perro que no se vea reforzado por las golosinas? Muchas personas responden: «Me gusta» o «Me da un amor incondicional». Son correctas, pero aplíquelas con precaución.

Lo que usted decida creer sobre la servidumbre de su perro hacia usted es intrascendente; es su responsabilidad asegurarse de que es lo que usted desea, y es su responsabilidad manejarlo de tal manera que desafíe el servicio de su perro hacia usted. Fallar en eso puede significar fallar en toda la relación con su perro.

Las acciones verdaderamente útiles provienen de tomar esa misma decisión de recompensar el comportamiento deseado, y cesar las acciones no deseadas. Eso requiere que decidas lo que quieres, y cómo lo quieres. En lo que a mí respecta, recuerdo la valla eléctrica y de resentimiento que mi suegro construyó para sus perros. Era barata, recorría el perímetro del patio trasero con facilidad, y daba las vacunas que los perros necesitaban en ese momento.

Cuando mi suegro terminó con la valla, volvió a meter el material de la perrera en el cobertizo y lo llenó de tierra. Luego cogió la vieja malla de gallinero y construyó otra valla alrededor de la propiedad. En los bordes norte y oeste de la propiedad enterró una línea de estacas de madera. También construyó una línea adicional de alambre de gallinero alrededor del fondo de la cesta de alambre. En el borde occidental de la propiedad plantó más terrenos para que los perros escarbaran.

Los perros no tardaron en aprender los límites y las fronteras con facilidad. Incluso aprendieron a respetar los límites establecidos, por primera vez, sin los controles y limitaciones a los que estaban tan acostumbrados.

Así que si quieres ser feliz por tu perro, aprende a ser un dueño más feliz, mejor educado y más cariñoso.

Deja un comentario