Hotel TransDunbar – Dublín, Irlanda

Dublín, la capital de Irlanda, es un próspero centro comercial con muchos rascacielos. Al mirar estos rascacielos podemos tender a ponernos ansiosos o incluso deprimidos porque hay problemas reales en este mundo. En realidad, el volumen de negocios es muy alto en toda Irlanda y hay más rascacielos que en Nueva York, Sydney y Los Ángeles juntos; una situación que no es especialmente atractiva para los turistas.

Sin embargo, Dublín es un caso único. La situación es única para Dublín porque como visitante siempre tienes algo inusual y hermoso que ver, y la propia ciudad se ha convertido en un verdadero centro internacional para las artes. Dublín se ha desarrollado realmente bien y, de hecho, se ha desarrollado rápidamente. En primer lugar, es el centro de las artes en Irlanda. Aquí abundan las librerías, los teatros, las salas de espectáculos y los museos. Hay más de 75 teatros y salas de espectáculos en la ciudad, de los cuales los más famosos son el Teatro de la Abadía, el Gate, el Olympia y el Museo de la Abadía. Además de estos teatros, Dublín cuenta con muchos otros centros culturales. Estos centros culturales nunca dejan de presentar una representación muy notable de diversas formas de arte.

El Templo de la Trinidad, el más antiguo y famoso de los templos de Dublín, se encuentra en el Parque Meribel. La iglesia de la Trinidad es una elaborada y notable estructura que representa y alberga al gran dios Dios. Esta iglesia no es sólo un lugar de culto, sino también un centro para las artes. En el recinto del templo y sus alrededores se celebran numerosos actos culturales.

En ocasiones, el Templo de la Trinidad se convierte en escenario de conciertos musicales y espectáculos de danza. El famoso monumento gótico de la iglesia es digno del interés de cualquier turista. la bicicleta es un medio de transporte eficaz para recorrer las estrechas callejuelas del Parque de Meribel. además de recorrer la ciudad y sus atracciones, el turista puede alquilar un barco en el Templo de la Trinidad y adentrarse en las esclusas y presas durante un día o dos. Si el visitante es un entusiasta de la cocina, no debe perderse la cena en el Grand Canal Restaurant. El visitante puede obtener los sabores más exóticos de Dublín a través de visitas culinarias a los restaurantes de la ciudad.

A menudo, los visitantes de Irlanda se sienten atraídos por las populares zonas comerciales de la ciudad. Las magníficas artesanías hechas de madera, tejidas a mano por maestros artesanos, siguen siendo las señas de identidad de los centros comerciales de Dublín. Los centros comerciales no sólo son grandes y atractivos, sino también muy concurridos. Es muy fácil encontrar una ganga en las compras de Dublín.

Dublín también tiene una vibrante y excitante vida nocturna. Hay muchos pubs y discotecas por toda la ciudad y los turistas pueden disfrutar de lo que quieran. Los pubs y discotecas desempeñan un papel responsable y válido en la vida nocturna de la ciudad. Los visitantes de la ciudad buscan música diferente y siempre es una buena idea pedir indicaciones antes de ir a una determinada parte de la ciudad.

En Dublín hay muchos sitios para comer y bares de café. La ciudad también es conocida por su café fuerte y soleado, preferiblemente muy seco y caliente, y su comida cocinada. Las cafeterías pertenecen a la era moderna y son generalmente un lugar muy limpio.

Desde la época de los vikingos, Dublín, o más exactamente el Castillo de Dublín, ha sido una capital de provincia y un ejemplo llamativo de la cola del pavo real. Debido a la ubicación estratégica de Dublín y a sus conexiones marítimas con el continente y el sur, ha estado continuamente habitada durante los últimos 1.000 años. Todavía se pueden ver objetos muy valiosos que datan de este período de la historia de Dublín.

Deja un comentario