Que ver en la Toscana

Hay lugares en la Toscana en los que se puede sentir que hay que dar la vuelta mientras se duerme. Calas tranquilas enclavadas en las colinas cubiertas de una vegetación oscura e invernal, con alguna flor ocasional como fuente de luz en algunos lugares. También hay playas como la de Noia, junto al mar, en el norte de la región.

Noia se encuentra un poco al oeste de Pisa, a lo largo de la Via Francigena, en el punto en el que el agua empieza a desprenderse de la roca y comienza a fluir hacia la llanura arenosa. Las reservas de agua son la mejor parte de Noia, y en algunos lugares la isla rocosa se ha convertido casi en el mundo en general, con un montón de pequeñas playas y pequeñas piedras entre los campos de caléndulas y girasoles.

Ordenada por el mar y la montaña, Noia tiene una fuerte herencia griega que es evidente no sólo en la arquitectura, sino también en muchas palabras que describen la región: alcantar, acreisco (el almendro), acrecora (la naranja), floriccca (la clínica de flores), trajbuco (la empresa de construcción de barcos), islandverde (una fábrica de vidrio de almendro), islandaceto (la granja de fresas), islandverde margarita (la roca de fresas) e islandcoe, (la roca de las calles).

Alrededor de la plaza principal de la ciudad, en la cima de la colina, se encuentra la tumba de Sant Santo, un poeta catalán que tenía una gran pasión por Cnosos.

«Lo visitaba con frecuencia y le encantaba el lugar».

Hay un joven rígido y agresivo con un chándal azul pálido que se presenta como Paolo, te invita a una taza de té y luego dibuja una pequeña línea con el dedo en el lado de una madera amarilla sentada en un árbol sombreado. Tiene un aspecto desolado, desolado y desolado de nuevo mientras se mezcla con la multitud de turistas.

Se detiene, mira al techo y empieza a murmurar para sí mismo: «El fin de los días ha llegado… las cabras y los corderos serán sacrificados a los dioses… no habrá más túnicas blancas ni herraduras azules».

Con su acento afilado, de tipo forajido, y armado hasta los dientes, parece inexpresivo, alkánico y temerario.Todos los que le rodean están lejos, en un remolino de confusión y risas, que deben compartir entre ellos.

Aparece un chaval rubio de 15 años, también perdido entre la multitud, que mira el cartel del Hyatt andaris alura («balcón»), quintaesencia de las casas de huéspedes. Quiere saber si se pueden utilizar los ascensores.

La Via del Corso empieza a vaciarse, y ahora vuelven los taxis, que aparcan sus maleteros y van despacio con las joyas en la mano.

Desde el Hyatt, Ángel llega al túnel subterráneo que conduce a losazarzeis (cafés de la acera), el lugar donde se puede comprar un panecillo o una toalla caliente a un precio más bajo que en el supermercado.

Después de unos metros, una mujer en una mesa cercana escucha: «Estoy buscando un ritual sagrado».

Se levanta y dice: «No estoy seguro de lo que tienes, tal vez vino, queso o un quemador de incienso».

descubriendo una bolsa de plástico colgada de un hombro, dice: «Déjame dártela gratis».

«Un café o una toalla caliente bastan», dice el vendedor.

Se sigue el ritual, y fuera de los caminos, en una ciudad extranjera, llegan los Masses Molinos (masajistas). Cubren el cuerpo, las manos, la cara y el cuello con una gruesa capa de aceite de oliva, vaselina y agua, y trabajan hasta que la masajista está completamente cubierta.

Cada vez que se coloca una nueva toalla sobre la estatua, se le hace un agujero. La diosa de la obsidiana está representada en lo alto de un carro, conduciendo los carros que llevan las ofrendas a su santuario (altar).

Una vez que la toalla está en la estatua, la masajista se inicia en el secreto del universo y de los elementos. De este modo, adquiere el dominio de todos los elementos, que durante un tiempo quedan bajo su protección. La diosa desaparece entonces, dejando los elementos en manos de las deidades que la rodean.

Si tienes una idea tan genial para visitar el mundo de los elementos y el milagro, te invito a cenar.

Deja un comentario